Hoy en día resulta casi imposible negar a los niños el acceso a las tabletas, celulares inteligentes, computadoras y/o televisión, entre otros aparatos tecnológicos. Sin embargo, tampoco podemos hacernos de la vista gorda y permitirles el uso ilimitado pues sabemos que de muchas formas, éstos son dañinos para su desarrollo.

Algunas de las desventajas que encontramos con el uso de estos aparatos son:

  1. Falta de actividad física.
  2. Introversión.
  3. Riesgo de exposición en internet.
  4. Aislamiento social.
  5. Falta de uso de la imaginación.
  6. Malas posturas corporales.
  7. Vista cansada.
  8. Acceso a información inapropiada.


Sin embargo, no podemos negar que gracias a la tecnología y a todos los aparatos disponibles para los niños, podemos obtener grandes beneficios, entonces lo que recomendamos es:

  1. Permitir el uso de la tecnología a partir de los 6 años de edad, con uso moderado y con fines inteligentes, por ejemplo, aprender idiomas, mejoramiento de alguna área académica, escuchar música, etc.
  2. Regular el tiempo de uso, no más de 30 minutos seguidos para niños de 6 años y se podrá ir incrementando de acuerdo a la edad del niño.
  3. No permitir el uso de estos aparatos cuando hay otros niños alrededor con los que se puede jugar o en eventos sociales.
  4. No usarlos como un medio de control de los niños o para mantenerlos en silencio.
  5. Poner las restricciones necesarias en el internet para que no tengan acceso a páginas inapropiadas.
  6. Establecer posturas corporales adecuadas para evitar lesiones.