Hace poco se hizo viral una nota de prensa que enlistaba a una serie de personajes famosos que estudiaron en colegios Montessori. Entre estos famosos se encuentran Sergei Brin y Larry Page, fundadores de Google; Jimmy Wales, el creador de Wikipedia y Ana Frank, la niña escritora alemana y Gabriel García Márquez, premio nobel de literatura. Lo anterior no es una coincidencia. El Montessori es un método especialmente apropiado para los tiempos actuales en los que la creatividad, la autodisciplina y el amor por el conocimiento son vitales para desenvolverse en el mundo.

María Montessori, una doctora y científica italiana que vivió a finales del S. XIX y principios del XX, creó una filosofía educativa centrada en las y los niños. En este método, los procesos son individuales y únicos. Quien marca los tiempos de aprendizaje es cada niño y no el sistema educativo. Los niños aprenden en “ambientes preparados”, es decir, ambientes ordenados y ricos en estímulos, en los que a partir del trabajo con materiales de desarrollo, entienden las causas y los efectos de las cosas.

Las y los guías (maestros) no son los que generan el conocimiento, sino que siguen a las y los niños en su proceso de aprendizaje. El papel de los guías es reconocer las necesidades de cada una de las etapas de desarrollo y facilitar un ambiente favorable para que los niños puedan aprender y crecer. Los guías apoyan a los niños a lograr los objetivos de cada material y establecen límites para asegurar un ambiente de trabajo ordenado y respetuoso.

Un siglo después, las ideas de Montessori tienen más vigencia que nunca: las personas que aprenden a través de esta filosofía transforman sus entornos de manera creativa y propositiva. Son personas que aprenden a autorregularse no a través de castigos y sanciones sino a través de la libre elección de actividades dentro de un espacio contenido. Quienes crecen en Montessori conocen, a muy temprana edad, el gozo que producen el descubrimiento y el conocimiento.

El Montessori Shanti es una escuela que lleva educando niñas y niños de preescolar y primaria durante 45 años en la zona de Las Águilas. Uno de sus grandes éxitos es que ha sabido adaptar el método Montessori a las exigencias del sistema educativo mexicano. Además de tener excelencia académica (es 6º lugar de 3,036 en la prueba PLANEA dentro de la CdMx) el Shanti es muy cuidadoso en el seguimiento emocional y social de los niños. Es una comunidad pequeña que permite conocer detalladamente a cada una de las personas que forman parte de ella: niños, papás, maestras y personal administrativo.

Por todas las razones expuestas, el Montessori Shanti es una gran opción para acompañar a los niños en su crecimiento. Conócelo y forma parte de nuestra comunidad educativa.